"...Nos vas a buscar y nos vas escuchar..."

Durante la ausencia

Hoy lunes otra vez y en las ultimas semana por algún motivo me cuesta muchos mas escribir, sera que esperar noticias no es lo mio. Supongo que no es lo de nadie, la incertidumbre de pensar que llaman hoy o mañana o en esta semana y especular que por algún motivo van a llamar la otra, no creo que sea cómodo para nadie.

Lo cierto es que en estos días en que uno no tiene todas las pilas para escribir sucedieron un montón de cosas en el mundo. Muchas de esas cosas tienen que ver con el planeta y esta suerte de cambio-venganza que se esta tomando contra la raza humana que lleva algo así como 35.000 años sobre el y no se ha tomado ni cinco segundos para intentar vivir en armonía o en equilibrio para que el recurso no se agote y para que el planeta no se destruya.

Esta suerte de isla en la que nos toca vivir, tiene por estos días terremotos, huracanes, incendios monstruosos que se llevan gran parte de mis sueños allá en Grecia la cuna de la civilización. Y sobre esto me dio por pensar, no sera que el planeta dijo, "voy a buscar la raíz del problema" y se ensaño con el lugar donde se inició esta suerte de inteligencia superior y nos empezamos a organizar.
Pero después lo medito y me doy cuenta que NO, es demasiado soñador y no hace otra cosa que echar la responsabilidad afuera. QUE LA TENGA EL PLANETA Y NO NOSOTROS.

Lo cierto es que a algún mal nacido, o a varios, se les ocurrió hacer fuego en la tierra de los dioses quemando miles de hectáreas y generando perdidas por mas de 2.300 millones de dolares. ¿Que cifra no?, cuando esfuerzo y cuanto dinero para reponer cosas que ya existían y cuantas décadas de esfuerzo natural para que se recuperen esos bosques que tanta falta le hacen a nuestro planeta que se ahoga día a día, inclinándose hacia una inundación sin precedentes.

No aprendemos y no nos hacemos cargo de que la solución esta en nosotros y en nadie mas.
Por acá por el otro extremo del planeta luchamos por la "ley de bosques", la que impida que sigamos perdiendo una hectárea cada dos minutos. Por como siempre los primeros en no hacerse cargo de los problemas son quienes gobiernas. Y nuestros senadores argentinos, duermen en un cajón una ley, que en este momento, es lo único que puede detener nuestra emergencia forestal.
40 canchas de fútbol por hora se pierden y junto a los necesarios bosques, la biodiversidad que los habita y la posibilidad de que en el futuro nuestros hijos o nietos disfruten de las maravillas que algunos de nosotros pudimos ver.
Y no tiene que ver con los bosques o con conciencia ecológica, todos los días ponemos en riesgo la salud del único hogar que tenemos y del que no nos podemos ir. LA TIERRA.




Por mi parte el compromiso ya esta, ahora les toca a ustedes, solo necesitamos sus datos.