"...Nos vas a buscar y nos vas escuchar..."

Los que nunca ganan

Ayer fue lunes, y como muchos saben jugaba la selección, motivo más que suficiente para prepararse desde temprano. Lugar preferido listo y chequear que se vea la tele bien para no tener sobresaltos a la hora de comenzar el partido.

A eso de la 19:30 tenia todo listo y miraba el noticiero de América. Y ahí estaban ellos, los que nunca ganan, los condenados a perder siempre y a no salir del pozo por ningún motivo. Documentos América puso al aire una investigación que titulo “Las guardianas del PACO”, un grupo de madres, victimas directas del consumo por parte de sus hijos de esta sustancia, que se fuma y para los que no saben se realiza con el fondo, el rezagó que queda de la producción de la cocaína, además de muchas otras porquerías que le agregan para estirar la droga y aumentar su poder adictivo.

Podríamos detenernos en el comienzo de la nota, en la cual no parece que las cifras que muestran un aumento del 200% de consumidores en solo 4 años fuera lo importante, porque América se detiene en mostrar que tan cerca de la Capital Federal esta el flagelo, diciendo “solo hay que cruzar ese charco para estar en Capital”, y se pierden por un callecita de una Villa en Quilmes donde los pibes por solo 5 pesos compran la droga de los pobres, que en poco menos de un año comenzara a deteriorar su sistema nervioso de forma irreversible. Pero América ahora remarca “este mal ya sobrepaso los estratos mas bajos de la sociedad y esta siendo consumida por jóvenes de clase media”. Como si los más pobres no importaran, si solo los más pobres fuman mierda y aspiran porquerías, esta bien, merecen morir como ratas porque son pobres y porque a mi clase social no la afectan, ellos no pertenecen por eso no me preocupa. Y eso se desprende también de las tristes declaraciones de un hombre joven que mira a las madres de los pibes adictos, algunos de los cuales están muertos ya, y dice: “a mi la vida de los demás no me importa”. Mira con desconfianza a un grupo de madres jóvenes que hace escarches a los vendedores que todos conocen, ¡pero la policía no!. Documento América llama a estos vendedores de Paco “Mata Guachos”, pero estos pibes no son guachos, sus madres lo demuestran con el coraje de salir a la calle con un megáfono a pedirles a los vendedores que den la cara. Estos pibes tiene madres, pero América les dice “guachos”, porque para ellos al fin y al cabo no son hijos de nadie.

Y por eso nunca van a ganar, y no hablamos de ganar trofeos o dinero, hablamos de ganar esperanza en esta vida, salir de la mierda para mirar adelante y soñar con que hay futuro, soñar con que la felicidad debe estar en alguna parte. Ellos siguen perdiendo todos los días porque para ellos no hay selección, América me dice que: un problema que era de ellos “ahora nos roza” como dice Mónica, solo porque los roza, se ocupan. Se ocupan como haciendo un cacerolazo porque nos tocaron el bolsillo a todos, salimos a la calle porque me quitan los ahorros, sin que me haya importado nada que los desocupados rocen los 5 millones, porque entre ellos no estaba yo.

El paco es terrible, pero seguirá existiendo en tanto nos preocupe solo si nos afecta. Nos tiene que importar siempre, incluso ahora que los afectados son 70.000 pibes del gran Buenos Aires, sin mirar que tan pobres o tan ricos sean, si son hijos de alguien o no.

Es la peor cara de los argentinos y tristemente una de las más comunes. Si me afecta me importa, si le pasa a otro, que se joda. Casi siempre nos damos cuenta tarde de que algo nos afecta a todos solo por ocurrir alrededor.

Me fui a dormir amargado, y soñé toda la noche con un partido en el que no había camisetas, estaban todos en cuero, la hinchada inclusive, Éramos todos iguales. Claro que fue solo un sueño.