"...Nos vas a buscar y nos vas escuchar..."

Basta de Show

Las Pelotas presentó su nuevo disco con dos buenos recitales en el rebautizado Teatro, ahora The Roxy Club.

Daffunchio, la calma, Sokol el huracán, es -implícita o no- la fórmula patentada por Las Pelotas a lo largo de su extensa carrera. Sin embargo, el juego de opuestos pierde todo sentido cuando el "Basta!" en boca de Daffunchio, retumba, a modo de grito de guerra para abrir el recital.

"Basta!" es el track inaugural del disco homónimo, que recién estrenado, marca la vuelta a los estudios de Las Pelotas, luego de 4 años. Y para su presentación, el lugar elegido fue The Roxy Club (ex Teatro, hoy rebautizado) con dos recitales; una forma de dividir las aguas o bien, de multiplicar la fiesta "pelotera" por dos.

En el disco, los trece temas se suceden en un vaivén sonoro letal; en vivo, en cambio, los estrenos se deslizaron de a poco, zigzagueando entre algún "célebre", como "Día Feliz", "La Vaca y el bife" o "Bombachitas Rosas". "Como un buey" (primer corte de difusión), "Siento", "Partidos", y "Ya no estás", sólo algunas de las flamantes novedades, que presentan una sonoridad muy característica de Las Pelotas, aunque con ciertos aires de renovación.

También con marca sonora registrada, "Buscando un cambio" y "La Marmota" aparecieron promediando la noche como las nuevas representantes de la vertiente unplugged, con Daffunchio a la cabeza, claro estandarte de la sustancia acústica, y voz predominante en esta última placa. Sin embargo, la devoción del público tiene -al menos manifiesto- un único destinatario: el "Bocha" Sokol.

"El Bocha es más del barrio"; "Sokol es el único que no se vendió", sentencian algunos, justificando el "ole ole olé, Bocha… Bocha" que estallaba desde el público entre tema y tema, pudiendo leerse como un guiño de aprobación, o bien un correctivo unánime destinado a Daffunchio. O ambas cosas.

Uno se muestra inmune. El otro, retribuye el cariño e interactúa de manera constante. No obstante, cualquier bifurcada queda al margen, ante la avalancha de canciones que presagian el final: "Veoyover", "Sin hilo", "Si supieras", "La mirada del amo", "Hawai" y "Tormenta en Júpiter" van desatando la euforia in crescendo, que estalla generalizada cuando llega "Esperando el Milagro", casi a modo de ritual. "Capitán América" parece el cierre apropiado de la noche, pero no. Son uno, dos ¿tres bises?, y es el rescate emotivo de Sumo, "White trash", el elegido para poner el punto final.

En el marco de un fin de semana muy intenso en cuanto a visitas internacionales -Roger Waters x2 en River, más UB40 coronando el Summer Fest- Las Pelotas fueron los encargados de que la escena local también diera el presente en la agenda.

Nota y fotos de Sofia Arcuri.



Nota completa en Rock.com.ar