La música no es casual.

En 1969, la UNESCO aprobó una resolución que definía un derecho humano del que no se habla demasiado: EL DERECHO AL SILENCIO. Creo que se refieren a lo que ocurre cuando ponen una fábrica ruidosa o un campo de tiro al lado de tu casa, o si una discoteca abre debajo de tu departamento. No significa que puedas pedir que quiten los temas clásicos de rock que suenan en un restaurante, o que puedas ponerle un bozal al tipo que tenes al lado hablando a gritos por su teléfono móvil. Es una idea atractiva, no obstante; a pesar de nuestro innato temor al silencio absoluto, deberíamos tener derecho al esporádico descanso auditivo, para experimentar, aunque sea brevemente, un momento de aire sónico fresco. Tener un momento de meditación, un espacio para aclarar las ideas, es un bonito concepto de derecho humano. Será por todo esto que YO ARGENTINO, empieza así en silencio.

En este instante de esclarecedora NO MÚSICA (porque el silencio es un ruido muy fuerte, el más fuerte de todos) me doy cuenta que lo supe a los 18 o 19 años, claro que la idea viene a mi mente hoy cuando ya ha pasado más del doble de ese tiempo. Fue la primera vez que pisé un estudio de Radio, ese día me fue revelado: LA MÚSICA NO ES CASUAL. Nunca es casual. Hoy lo se.
Para cada cosa que hacemos, cada momento que vivimos, en los mejores (los de felicidad), y en los que nos replanteamos incluso la existencia; hay banda de sonido. Lo que suena a lo lejos, en la radio del coche, en un negocio, la música ambiental del restaurante de ocasión, el ringtone del compañero de trabajo, ese sonido que acompaña un momento particular no llegó casualmente, viene a completar la idea, a resignificar o simplemente aclarar lo que estamos viviendo. Ninguna canción llega a nosotros por un único motivo y mucho menos por casualidad, quienes hemos estado, más de una vez, revolviendo discos o buscado en listas interminables de artistas que jamás habíamos escuchado antes, lo sabemos muy bien. Cuando un tema musical llega es por múltiples situaciones, sabemos que diferentes fuerzas confluyen y decantan en esas notas mezcladas con poesía y que estamos seguros que van a dejar un recuerdo imborrable que perdurará, incluso más, que las imágenes en nuestra memoria.
He tenido relación con la música toda mi vida adulta. No lo planeé así, y al principio ni siquiera fue una ambición seria, pero así acabó siendo. Un muy feliz accidente, tengo que decir. Es un poco extraño, sin embargo, que gran parte de mi identidad esté atada a una cosa completamente efímera. La música es intangible, existe solo en el momento en que es aprehendida, pero aun así puede alterar profundamente nuestra manera de ver el mundo y nuestro lugar en él. La música puede ayudarnos a superar momentos difíciles de la vida, cambiando no solo cómo nos sentimos por dentro, sino también cómo sentimos todo lo que nos rodea. Es muy poderosa.
Ya en mis inicios me di cuenta de que la misma música puesta en un contexto diferente puede cambiar no solo la manera en que el oyente la percibe, sino que puede también darle un significado enteramente nuevo. Según dónde la oigas (en una sala de conciertos o en la calle), o cuál sea la intención, la misma pieza musical puede resultar una intromisión molesta, desagradable y ultrajante, o puede hacerte bailar. Cómo (o cómo no) funciona la música depende no solo de lo que es aisladamente, sino en gran parte de lo que la rodea, de dónde y cuándo la escuchas, de cómo es ejecutada o reproducida, de cómo se vende y se distribuye, de cómo está grabada, de quién la interpreta, de con quién la escuchas, y finalmente, por supuesto, de cómo suena: estas son las cosas que determinan si una pieza musical funciona —si logra lo que se propone conseguir— y qué es.
Cuando el Flaco Spinetta sacó a la venta Peluson of milk yo estaba en mi último año de secundario y los inicios detrás de una consola de radio eran inminentes, aunque yo no lo sabía. El día que se concretó físicamente, es decir entre en el estudio de control central para sumergirme en ese mundo que ya no me alejaría nunca más, sonaba SEGUIR VIVIENDO SIN TU AMOR. Pasaron 24 años pero la sensación al oírla sigue siendo la misma, los recuerdos vuelven y confirmo más que nunca:  La música no casual.


Resultado de imagen para la musica


Después de leer "Como funciona la música" del Músico escocés, David Byrne que es conocido principalmente por su pertenencia a la banda de música pop Talking Heads, de gran éxito durante los años 80 del siglo XX.

Destino

A lo largo de la vida uno decide hacer o no hacer aquellas cosas que piensa le traerán un futuro mejor, nadie, voluntariamente hace lo contrario. Se pone esfuerzo para tirar en el sentido que las cosas deben ir bien, por supuesto no siempre el camino elegido es el acertado.
Si digo que uno hace un esfuerzo es porque del otro lado hay una resistencia, una fuerza opuesta que sentimos de alguna manera intenta desviarnos del camino. Algunos son fuertes y luchan contra esa oposición toda la vida, otros en cambio, por pereza, distracción o porque en algún momento sentís que ni los brazos te responden, nos rendimos a esa fuerza opuesta a nuestra intención, nos dejamos llevar, somos arrastrados. En el momento de cambio, mientras esa fuerza opuesta domina, hay un instante preciso en que se devela El Destino…
La vida, nuestra vida, biologicamente, no es otra cosa que una combinación de fenómenos fisicoquímicos que ocurren en un lugar determinado, como en todos los fenómenos de la física existe un instante especial, un punto exacto en que las fuerzas se equilibran, las oposiciones continúan pero logran dejarnos en la senda correcta para que todo lo esperado suceda sin que nadie se interponga, sin que nada oscurezca el horizonte. Podemos en ese momento, si estamos atentos, ver como por un túnel cual será el efecto de nuestros esfuerzos
¿Cuál será la manera controlada de dejar que el destino se revele? Lo trazaron nuestras acciones, nuestras miserias y ausencias, nuestro dolor, las decepciones y las convicciones más profundas, se podría decir que no es otra cosa que una parte de nuestra propia alma. ¿pero cómo controlamos esa parte más profunda de nuestro interior si es tan intangible tan poco física?. El destino no está escrito lo vamos formando día a día, pero nuestras acciones tienen efectos potenciales, generan en el tiempo por venir sucesos modificables, pero que constantemente hacen fuerza por suceder, aquel esfuerzo que pusimos en la acción genera esta reacción de la misma magnitud…
Del primer intento al segundo hay cambios, no somos los mismos en ninguna de las ocasiones.

Esta es la vuelta, el segundo intento, el regreso de Yo Argentino. BIENVENIDOS. Este es un programa de rock nacional…

Otro de la garganta poderosa

"VÁYASE DE LA MIERDA, LANATA"
Hoy vomitó la garganta de Clarín, sí, por fin. Mirá, ahí está, bien desparramada su verdadera esencia, toda chorreada entre la apariencia y sus lujos, por otra nauseabunda catarata de flujos que cayó sobre un fiasco y una simple charlita. Un asco, ¡mejor guardarlos en una bolsita! Pero pará, bancá, antes chusmealos. Son repugnantes, ok, pero revisalos: hay sobras de racismo y pedacitos de odio que parecen periodismo, entre cachitos de información y trocitos de plata.
¡Hicieron erupción los gritos de Jorge Lanata!
Explotó, no soportó debatir con su propia forma de mentir. Balbuceó, tergiversó, difamó, evadió, delegó, ironizó, censuró, estalló, insultó y abandonó, frente a la denuncia de una organización que expuso la manipulación que perpetraron, para llevar a la televisión al personaje que mostraron como responsable de todos tus males, cargándole otra cruz, como si no hubiera estado coercionado por las fuerzas policiales de Lanús. Así, con la letra guionada y media familia amenazada, un pibe debió dar cuenta del testimonio que garantiza la venta, regando el estigma sobre nosotros y el miedo sobre tantos otros, como si hubieran dado con un terrorista, cuando exponían a un pibe vulnerado desde todo punto de vista. A su nombre, todos los títulos amarillos, todos los cargos, todas las miras y todas las ratas absortas...
Pero aun con bolsillos largos,
las mentiras tienen patas cortas.

Como un imponente viento, sus seguidores se toparon con música para nuestros oídos: Juan Grabois, referente del Movimiento de Trabajadores Excluidos, no sólo denunció los cohechos y la opereta, sino que defendió los derechos del niño en todo el planeta, porque sí, amenazarlos está mal. Y hasta ahí, todo normal, entre un pestilente empleado de pulpos comunicacionales y un humilde referente respetado por las organizaciones sociales. Ahora, el cierre de la "conversación", ese patético desenlace de la "comunicación", termina de cortar la cuerda: "Grabois, andate a la mierda". Pfff, perdón, amo de la televisión o todas sus giladas, pero ese grito no lo vamos a permitir, porque cuando las cloacas están tapadas, ese barbudito suele venir, aunque pierda o aunque cualquier erudito lo destroce:
Grabois viene de una mierda, que Lanata no conoce.
A vos,
querido Juan,
seguí luchando comprometido,
seguí gritando por el pan,
seguí tirando de la cuerda,
seguí desbaratando relatos:
¡Seguí llevándoles la mierda!
Y que muestren sus zapatos.
A usted,
recayente sin red,
mejor cállese,
ya no pierda,
ya no reviente,
ya no meta la pata:
¡Váyase de la mierda!
Que ya ganó suficiente plata.

Hoy es #FueraBarrick: Por qué marcha Jáchal

Nota original de La Vaca
 
Saúl Ceballos, miembro de la asamblea Jáchal No se Toca
 Saúl Ceballos, Jáchal No se Toca)
Pasado, presente y futuro de un pueblo que hace un año gritó “Fuera Barrick” y hoy pide que no se instalen nuevos proyectos mineros en la zona. Lecciones sobre democracia, participación ciudadana y extractivismo, a un año del derrame de millones de litros y una consulta popular que pudo haber cambiado la historia. El WiFi que espía y otras maravillas del pueblo que ahora mismo está marchando para exigir que lo escuchen. 

Volver adónde, compañeros?

Por Gerardro Adrogué *

A volver, a volver, vamos a volver. En más de una ocasión me descubrí cantando esta consigna. Hace unos meses con cierta mesura, incómodo tal vez. Hoy con manifiesto entusiasmo. Es un canto potente y ordenador. A veces surge de forma espontánea, hermanando a personas que sólo pretendían escuchar música en un recital. Otras veces fluye en una plaza repleta de vecinos. Con mayor frecuencia lo escuchamos en los actos y encuentros que se suceden a lo largo y a lo ancho del país. A volver, a volver, vamos a volver. Verdadero santo y seña con el que reconocemos a quienes (intuimos) piensan como nosotros.
Amo a la selección, las alegrias en muchos momentos solo vienen de su mano.


El Lio de la Poderosa

 
Dijeron que Messi era un pecho frío y que Zavaleta es una zona caliente. Que no sentía la camiseta y que los villeros no sentimos el laburo. Que no era latinoamericano y que nosotros no somos argentinos. Que sólo le importaba la plata y que sólo nos importan los choripanes. Que era malo por haberse ido y que somos malos por haber venido. Que vivía jugando a la Play y que vivimos mirando la tele. Que lamentablemente no era como Maradona y que desgraciadamente somos como Maradona… A ustedes, barriletes cósmicos de los medios marcianos, ¡gracias! De no haber sido por esa burda e histórica estigmatización que sufrimos las villas, jamás nos hubiéramos atrevido a sospechar de todos esos dedos que señalaban a Lío. Pero el espanto nos unió, como nos une su fútbol, su garganta y su inapelable argentinidad. Ojalá digan ahora que le pagamos o que nos vendimos, que lo hizo por prensa o que lo hacemos por giles, que quiso hacerse el negrito o que queremos hacernos los chetos. Digan lo que quieran, pero ya no podrán tapar este grito al unísono de los “inmigrantes” villeros y el crack “europeo”, que hace unas horas volvió a demostrar con creces todo eso que ya sabías: ¡Hablan boludeces, todos los días!





De vuelta...

Lo pensé una, diez un millón de veces, que digo un millón, 10 millones, le di vueltas, lo mire de todos los ángulos y siempre la respuesta es la misma, llega el día en que decido y me siento feliz, supongo que porque es lo que realmente quiero.
Nunca antes lo había encarado con tanto profesionalismo, vuelvo a la radio, a editar sonido, mis programas y lo que mas me gusta sentarme detrás de un micrófono.
Muchos no van a comprender la importancia de la lista que estoy a punto de hacer pero otros si, los que me vieron hacer radio en una habitación de casa con lo que tenia a mano, con una computadora que no podía hacer dos cosas a la vez. Desenchufando algo para que otra cosa puede funcionar, radio con sacrificio y esfuerzo, pero el cambio llego siempre:
Consola de sonido nueva, con reproductor de mp3 incorporado. 
Placa de sonido profesional Lexicom Lambda externa USB,
CPU CX I3 con 4 Gigas de Ram y placa de video profesional, 
Akg P 120 Micròfono Condenser Profesional De Estudio
Micrófono samson C01 de estudio.
Editor de audio Adobe Audition profesional. 
Editor de audio Cubase LE. 8. 
Solo faltan algunos detalles y el camino al regreso a la radio estará listo. 
La segunda parte es que empiezo a estudiar Técnico de grabación en estudio y sonido en vivo, desde agosto. 
Me meto en la radio profesionalmente, una segunda etapa sera armar el estudio pero ese sera otro capitulo. 
Bienvenidas decisiones importantes. 
Pronto vuelve YO ARGENTINO RADIO, EL CARTERO Y QUIZAS ALGO MAS.